RIESGO DE DAÑOS NEUROLÓGICOS

Ya hemos visto que una hipoglucemia es una situación de emergencia que requiere de una atención inmediata. Si esta no es corregida puede ocasionar daños neurológicos irreversibles, coma e incluso la muerte.

Está científicamente demostrado que los niños expuestos a hipoglucemias continuadas sufren cambios en las estructuras de sus cerebros y que estos pueden provocar dificultades en el aprendizaje, trastornos convulsivos, problemas de visión, etc.

La glucosa es la fuente de energía principal del sistema nervioso y su falta puede ocasionar lesiones irreversibles.

El cerebro es el órgano que más glucosa consume, en proporción a su tamaño.

A pesar de que el organismo es capaz de obtener glucosa en casos de crisis a partir de otras fuentes como las grasas o los ácidos aminados...

el cerebro utiliza la glucosa circulante en la sangre.

La glucosa, además de ser nuestra principal fuente de energía, también es utilizada por nuestro cerebro en otros procesos importantes, como por ejemplo: en la producción de ácidos importantes para evitar el daño cerebral o en el transporte de iones esenciales para el funcionamiento de unas bombas y canales que hay en la membrana de las neuronas.

En ocasiones, nuestro nivel de azúcar cae por debajo del punto crítico que mantiene el equilibrio entre la glucosa que tenemos circulando por nuestra sangre y la que necesita nuestro organismo para funcionar bien. En especial, para preservar nuestra integridad neuronal.

No olvidemos que el cerebro es el jefe de la gran fábrica de nuestro cuerpo y si este no funciona bien, lo demás también puede verse comprometido.

Una hipoglucemia grave es una situación de emergencia y requiere de una actuación inmediata.

Cualquier valor por debajo de 50 mg/dl (2,78 mmol/L) es problemático y puede causar lesiones neurológicas; en especial en niños pequeños.

Estas varían dependiendo de cuánto duran las hipoglucemias y la frecuencia con la que ocurren.

Cuando se corrige oportunamente una hipoglucemia es poco frecuente que queden secuelas o efectos secundarios. Sin embargo, si persiste la escasez de glucosa se producen una serie de cambios en la membrana neuronal.

Estos ponen en marcha una serie de reacciones que acaban provocando la muerte de de las neuronas y en consecuencia: secuelas permanentes graves.

HIPOS CONTINUADAS

Un aspecto importante para el pronóstico es la duración de la bajada de azúcar.

Cuanto más tiempo pasa la persona en situación de hipoglucemia, mayor riesgo de secuelas graves como epilepsia, autismo, retardo mental o parálisis cerebral.

La frecuencia con la que ocurre también es otro aspecto clave: Hay informes que muestran que una glucemia por debajo de 50 mg/dl (2,78 mmol/L) que se repite a diario y que se alarga durante más de 3-7 días aumenta el porcentaje de daños neurológicos hasta un 40%.

Hoy en día, los retrasos en el desarrollo de niños que han sufrido hipoglucemias continuadas son bastante comunes.

Algunas de las secuelas que incluyen estas lesiones son la epilepsia, la ataxia, la microcefalia tardía, la parálisis cerebral o la espasticidad.

¿TE INTERESA?

Suscríbete a la lista y te lo contaremos todo, todo y todo

Las convulsiones son el signo más importante de que el cerebro está sufriendo; suceden porque hay una actividad rápida y repetitiva en los circuitos cerebrales.

Además, ese estrés para el cerebro comporta un aumento de la utilización de glucosa del orden del 200 al 500%.

Un estado convulsivo que parte de una glucemia normal y dura más de una hora empieza a presentar un descenso de la glucosa en el cerebro.

En situación de hipoglucemia aún baja más rápido.

#AlertaHippo

Hay estudios que muestran una asociación entre las bajadas de azúcar graves y una disfunción cognitiva, aunque los resultados son variables dependiendo de las variables analizadas.

Sin duda, la edad constituye un factor determinante en el posible impacto que una hipoglucemia tendrá en las funciones cerebrales.

Especialmente en los primeros 5 años un evento adverso puede tener efectos crónicos, ya que es el periodo de desarrollo del cerebro.

Las bajadas de azúcar pueden producir muerte neuronal

Esto puede ser de especial relevancia en personas
con una limitada plasticidad neuronal.

Los niveles bajos de glucosa en sangre pueden producir alteraciones funcionales en ciertas regiones del cerebro que son críticas para la memoria y el aprendizaje.

Las bajadas de azúcar en bebés suelen tener un pronóstico más reservado si se da junto a factores como una duración prolongada de la hipoglucemia o la presencia de convulsiones.

La lesión se puede producir en minutos,
dada la vulnerabilidad de los bebés

SABER ACTUAR

Toda familia que convive con hipoglucemias debería recibir una formación adecuada, comprensible y de calidad sobre el control glucémico y cómo actuar en una emergencia.

Las bajadas de azúcar pueden causar daño neurológico irreversible, coma e incluso la muerte.

Adquirir ese conocimiento puede salvar la vida de alguien y si ese alguien es tu hijo, aún importa más.

Tenemos un montón de deseos por y para las enfermedades minoritarias que causan hipoglucemia. ¿Nos ayudas a que crezca?

Las hipoglucemias
¿QUÉ HAGO EN UNA HIPO?
PRIMEROS AUXILIOS EN LAS HIPOS